Buscar este blog

miércoles, 26 de octubre de 2016

VEHÍCULOS AUTONOMOS VS VEHÍCULOS AUTOTONTOS

Cuando en el mundo ya se habla de vehículos autónomos nosotros seguimos con vehículos destruidos andando por nuestras calles.

Ayer subí a un taxi. No era un taxi, era un radio móvil. Completamente destruido. Eso si, tenía la radio para contactarse con la centralista que le decía cuanto cobrar y donde debía ir. El chofer tenía un bolo de coca que sobresalía de su cachete, era tan grande que deformaba su cara. Entré al auto y las clavijas de la puerta sonaban a chirridos mortis. El asiento estaba totalmente destruído. Una especie de toalla cubría lo que antes parecía ser un asiento color negro.

Es difícil poder conseguir un taxi decente en este pueblo de Dios. Santa Cruz se ha convertido en lo que puede ser y no lo que quiere ser. Es apenas una sombra de lo que realmente puede llegar a ser. La luz que proyecta esa sombra está tapada por la estupidez. Muchos miles de dólares se generan cada día en la capital económica del país. La gente genera sus propios ingresos, se las ingenia para llegar a fin de mes. Hay muchas empresas que se las baten día a día para aumentar su capital y seguir compitiendo; mientras que al otro lado de la vereda, las empresas del estado manejadas por el gobierno, insisten en dar competencia desleal a las empresas privadas. Los entes del estado encargados de regular el sistema de libre empresa, se encargan de ajustar las medidas de coerción de regulación hasta el agotamiento de los que se animan a invertir su capital.

El servicio público, si bien es una de las principales arterias por donde transita la sangre de esta ciudad, lo hace con mucha grasa provocando saturación en el sistema cardiovehicular de la ciudad. Además que contamina con sus unidades con más de treinta años transitando por el asfalto y las losetas de esta urbe. Es imprescindible una flotilla no solo de chuturubises para cambiar el sistema tan agobiado del transporte público, sino una flotanga de todo tipo de bichos para llenar ese espacio contaminado de los micros en la ciudad. Los chuturubises, es el nombre que le dieron a los buses más grandes que transitan en el primer y segundo anillo.


Mientras termino el viaje en el taxi, afectado por los trajines realizados en los ochentas, los noventas, y lo dos mil en otra parte del mundo, bajo del vehículado importado como chatarra y el precio del transporte es igual al valor que me cobra uno de lujo: con aire acondicionado, asientos decentes y buena atención. Es ahí que me digo que la diferencia no está en el vehículo, sino en la falta de.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails