Buscar este blog

jueves, 15 de agosto de 2013

Ñarri Méndez en la canchita del barrio

La canchita del barrio “La Bélgica” siempre fue el lugar donde todos los muchachos de la cuadra se reunían cada tarde para jugar a la pelota; los partidos comenzaban a las cuatro de la tarde, pero poco a poco iban apareciendo desde las dos y media; nosotros, que no teníamos edad para batirnos en duelos futboleros ni peso para que nos admitieran porque éramos peladingos, aprovechábamos ese espacio de tiempo y espacio vacío entre el almuerzo y el pitazo inicial de los partidos interbarriales.

Salíamos del colegio fiscal de convenio con Dios, “Fé y Alegría Mariscal Sucre”, a las doce en punto, hasta que jugábamos un partidito más en la cancha con barro, se hacían las doce y media; hasta que llegábamos a la casa corriendo, eran las doce y cuarenta;  hasta que nos limpiábamos la mano y la cara y dejábamos tirados los uniformes y los cuadernos eran las doce y cuarenta y cuatro.


Papá llegaba siempre a esa hora, es su moto panadera, marca Yamaha color roja; llegaba apurado para prender la tele y mirar el resumen de la fecha del fútbol local y nacional; pasaba del canal 7 TVB, al canal 11 TVU; en el siete estaba Toto Arevalo con “Deporte Total” y en el once Fernando Nurmberg con “Facetas Deportivas”, como en esos tiempos no había controles remotos, el que se tenía que levantar a cada rato a cambiar de canal,  era yo,- ¡toc! - ¡toc! -  ¡toc! -, sonaba el dial de las frecuencias en el único televisor del barrio disponible.

Al sentarnos en la mesa a almorzar, siempre la sopa iba primero, junto con el cocacho de bienvenida propinado por papá por no comer todas las verduras. El hombre era (-es-) algo tosco y cariñoso, nos mostraba sus bigotes mojados por la sopa y nos acariciaba la cabeza por nuestras ocurrencias.

Acabado el segundo, corríamos directo a la cancha, con los kichutes puestos y los shorcitos azules de educación física que mamá quería que me los saque para que no los ensucie. Joaquín Herrera y su hermano Richard, los hermanos Peinado a quienes le decíamos cariñosamente  “Los culo de vieja” y los hermanos “Los macanudos” flaquitos  por el hambre y los bichos,  eran parte de la selección local del barrio. Al frente, como equipo contrincante, siempre estaban los hermanos, primos y “demases” que vivían a orillas  de la posa, “los Cuellar”.

Los partidos eran clásicos jugados en barro, tierra, sol, cascote y grama de la brava, que cuando te caías, te picaba.


Cuando Ñarri llegaba a la cancha, con su pinta de gran jugador, con su sonrisa de niño y peinado Guayaba, se dejaba adular por los del barrio; entonces ahí, nosotros, párvulos e indefinidos, nos sentábamos a la orilla de la canchita, con la pelota llena de barro, mal costurada, tamaño número cinco, y nos preparábamos a observar, admirar, quedarnos con la boca abierta, cuando jugaba Ñarri.

Todos los que presenciábamos los partidos que él jugaba, sabíamos que era un tipo diferente, un jugadorazo, un crack como le gustaba decir en esa época a los cronistas de fútbol. Él, con sus chuteras Puma, su tamaño justo para saltar a la cancha, nos deslumbraba con sus jugadas rápidas, con la pelota pegada a su pie, con su sencillez y arrogancia de ídolo.

Yo no sabía cómo se llamaba, sólo sabía que le decían Ñarri, hasta que un día de esos, desapareció; muchos años después, cuando lo vi con la polera de Real Santa Cruz jugando en el Tahuichi, me di cuenta que el muy vivo, se había ido a jugar con los grandes, con los que saben, a la liga profesional; con razón ya no lo veíamos en la canchita del barrio, con razón las tardes eran más tranquilas y la gente no se colgaba de las bardas de las casas aledañas para verlo jugar, con razón los estadios se llenaban otra vez.

Adhemir “Ñarri” Méndez, con la número Diez, era un elegante para jugar, tenía el pase largo preciso, la gambeta corta, el enganche desafiante, pateaba tan bien con la zurda como con la derecha. Por eso lo quisieron tener en Blooming, y luego en Oriente Petrolero, donde sus goles, su forma pausada y vibrante de jugar, lo llevaron a la gloria del fútbol nacional.

Un día de Agosto de 1996, la muerte le llegó de repente, apagando su chispa y sus ganas. Adhemir Méndez tenía 30 años. Según la noticia reproducida en un periódico internacional, El País de España, lo encontraron muerto a las 04:00 de la madrugada, en la avenida Brasil, supuestamente atropellado por un automóvil, aunque el cuerpo presentaba signos que hacían presumir otras causas; según los informes de la policía, el cuerpo de Ñarri, tenía las marcas de las ruedas sobre el pecho y las piernas, además de un orificio a la altura del cuello producido por un objeto punzante.


Su historia es larga, difícil de contar, yo solo lo conocí en la canchita del barrio, los que lo conocieron mejor saben la verdad, de un hombre que tenía ganas de hacer historia en el fútbol nacional; pero algo pasó, que no sabemos explicar, porque se fue sin avisar. Hace 17 años.


13 comentarios:

  1. Los que puedan completar el post con anécdotas, datos, sobre la vida de Ñarri, bienvenidos, lo añado con la fuente....


    se los agradecería un montón.

    ResponderEliminar
  2. alberto lafuente ‏@betolafuente1 nos corrige y nos da el siguiente dato
    @CFValverde @fitogandarilla @Mendizabal_LR @OnceaOnce 4to anillo y brasil , aun no habia doble via y pasaban mas cañeros que hoy

    ResponderEliminar
  3. Carlos Valverde B. ‏@CFValverde aporta lo suyo
    @fitogandarilla @Mendizabal_LR @OnceaOnce que jugador!!! comenzó en Once Estrellas en la Villa; lo descubrió Osvaldito Gutiérrez, de Real

    ResponderEliminar
  4. Hola Ronald que gusto leer este articulo... soy esposa de su hermano menor de el que en paz descance Adhemir... te comento que estoy en la tarea de recabar fotos y recortes o notas que le mensionen para hacerle un regalo a mi suegro Ricardo Mendez - tambien ex jugador de Oriente del equipo del 72 el que le llevo a la gloria a los alviverdes.... te agradecería que me hicieces llegar alguna otra información que tuviereas... mi correo es azucenacs78@hotmail.com ... por su puesto tu articulo ya le estoy seleccionando para colocar el el album que estoy armando... te reitero mi gran gratitud

    ResponderEliminar
  5. @azucenacaballerosoria hay un articulo también en el blog de el periodista deportivo Jaime Galarza....@onceaonce seguro el tiene mas información o material fotográfico...yo no encontré fotos de él de esa época que habla el artículo, cuando jugaba en los barrios, antes de ser futbolista profesional...gracias por el comentario....slds

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola buenas tardes yo soy la hija de ñarri mendez me llamo Raquel y queira darles als gracias x este detalle tan bonito que le hiso a mi padre esta muy bonito

      Eliminar

    2. hola Raquel, tarde mi respuesta pero es un gusto leerte. quería continuar escribiendo un reportaje sobre tu papá, pero no he encontrado mucha info. Ya me daré tiempo para visitarlos si es que se puede.

      Atte. RMl

      Eliminar
    3. hola claro con gusto lo esperamos donde actualmente vivimos mi numero de cell es 72192555

      Eliminar
  6. Yo era muy jovencito cuando conocí su fama y trágica muerte de tan excelente jugador de fútbol, mis respeto, admiración y pésame por Ñarri Méndez QDDG.

    ResponderEliminar
  7. Me da mucho gusto leer esas lindas palabras sobre #ÑARRI mi TIO
    ya que no tube oportunidad de conocerlo��������
    Q.E.P.D.

    ResponderEliminar
  8. Me da mucho gusto leer esas lindas palabras sobre #ÑARRI mi TIO
    ya que no tube oportunidad de conocerlo��������
    Q.E.P.D.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails