Buscar este blog

sábado, 9 de noviembre de 2013

CHRIS GARDNER EN BUSCA DE LA FELICIDAD






Cuando Chris Gardner entró por la puerta principal del auditorio de CAINCO la gente se calmó, se tranquilizó porque lo esperaban con ansiedad, era cerca de las 10:30 de la mañana cuando comenzaron a emitir el trailer de la película “En busca de la felicidad” basada en su historia, donde Will Smith y su hijo Jaden actuaron interpretando alahora, exitoso hombre de negocios.



La historia de Chris conmovió a mucha gente, el hombre que tocó fondo y con mucho esfuerzo y sacrificio logró retomar su camino, formar una empresa, sacar adelante a su familia. Vivió con su hijo por un año como mendigo   por las calles de San Francisco: durmió en las aceras, refugiado bajo los techos de los bancos de la ciudad, en los baños públicos.

Cuando pasó al centro del salón de conferencias y todos nos colocamos los auriculares para escuchar la traducción simultánea, Chris nos dijo: “Si esperaban a Will Smith, lamento decepcionarlos, él no va a venir”.

¿Qué es lo que haces y como lo haces?, preguntó Chris Gardner a un agente de bolsa cuando bajaba de un porche rojo (1981), miraba a su alrededor y todo el mundo se veía feliz, todos menos él. Su situación económica y financiera no era de las mejores, su esposa estaba cansada y frustrada por la situación y su hijo necesitaba alguien que lo cuide. Chris cuenta que su madre le transmitió los consejos necesarios para vivir; en la constitución americana Thomas Jefferson escribió que todos los hombres pueden buscar la felicidad; la genética espiritual, como él cuenta, hizo lo demás en su vida. Las palabras que le dijo su madre cuando él era niño le marcaron el camino del éxito: “Tu puedes ser lo que tú quieras, si quieres tener un millón de dólares, lo vas a tener”, narra en la conferencia que mantuvo a todos atentos a su voz clara y pausada.

Chris tenía un padrastro que cada vez le repetía que  no era su padre, la ausencia de su progenitor hizo que nunca abandone a su hijo. “Yo soy el presidente de la felicidad”, decía Chris Gardner parado frente a más de 500 empresarios en CAINCO.


Vivir en la calle le dejó muchas lecciones de vida. Chris confiesa que cuando se trasladaba del hotel al edificio de CAINCO contaba las guarderías y lugares donde se podría quedar por las noches si no tuviera un lugar donde dormir. “En la película se muestra que mi hijo tiene 5 años, pero no era así, tenía 14 meses”, explica. El ser padre soltero, haber decidido pasar por un periodo de prueba de seis meses en una de las empresas de brokers más importante en San Francisco, sin sueldo y sin la seguridad de que lo contraten, hizo que Chris se esfuerce el doble. Lo que los demás hacían en nueve horas, él lo hacía en seis. “Había días que no comía, pero mi hijo si, él no tenía por qué saberlo” relataba.


La genética espiritual es de loque habla Chris en su conferencia, de las palabras que pasan experiencias, sabiduría y fuerzas para afrontar la adversidad. “No hay un plan B, Comienza desde donde estas y con lo que tienes”, aconseja el hombre que buscó la felicidad y la encontró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails