Buscar este blog

martes, 8 de diciembre de 2015



Roberto Saviano escribe en la página 11 de su libro CeroCeroCero lo siguiente:


La coca la consume quien ahora está sentado a tu lado en el tren y la ha tomado para despertarse esta mañana, o el conductor que está al volante del autobús que te lleva a casa porque  quiere hacer horas extra sin sentir calambres en las cervicales. Consume coca quien está más próximo a ti. Si no es tu padre o tu madre, si no es tu hermano, entonces  es tu hijo, es tu jefe. O su secretaria, que esnifa solo el sábado para divertirse. Si no es tu jefe,  es su mujer, que lo hace para dejarse llevar. Si no es su mujer es su amante, a quien él se la regala en lugar de pendientes y aun mejor que diamantes. Si no son ellos, es el camionero que trae toneladas de café a los bares de tu ciudad y no podrías resistir todas esas horas de autopista sin coca. Si no es él, es la enfermera que está cambiándole el catéter a tu abuelo y la coca hace que parezca todo más liviano, hasta las noches. Si no es ella, es el pintor que está repintando la habitación de tu chica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails