Buscar este blog

martes, 13 de enero de 2015

Yo soy Charlie: Todo está perdonado


Todos quieren ser Charlie hebdo. Todos quieren defender la libertad de expresión. Nadie quiere ser terrorista. Nadie quiere entender que esto no acaba de pasar; pasa todo el tiempo. Nadie ve más allá del dolor. Siempre son los mismos protagonistas. Siempre son los mismos terroristas, siempre son los mismos aterrorizados. No nos damos cuenta que estamos fallando como civilización. Cómo podemos vivir en un planeta donde algunos viven bien y hay otros que viven mal, muy mal. Como podemos vivir con categorías tan marcadas: Ya no es la lucha de clases, ahora es la lucha de segmentos grandes de la población mundial tratando de sobrevivir versus otro segmento menos grande tratando de no engordar.

Lo de Charlie Hebdo es una cachetada para despertarnos a la realidad  que estamos viviendo. Los 8 periodistas – (El letal atentado del miércoles contra las oficinas del semanario Charlie Hebdo en París dejó sin vida a ocho periodistas, dos agentes de policía, un trabajador de mantenimiento y un visitante.-) que murieron en la redacción de la revista satírica francesa son simplemente el despertar abrupto a la realidad. Vaya ironía: la caricatura que dibujaron durante años salió del papel impreso y disparó a quemarropa. Pero no era Mahoma, no era un Dios, no era una persona herida por una publicación. Era la realidad de que algo está pasando en el mundo y que si no la caricaturizamos no la vemos. Ese dibujo, convertido en balasasesinas, atravesó el papel prensa, dibujó lágrimas de dolor en los rostros de los franceses y de todos los que defendemos la libertad de expresión. Esas balas salieron de un arma mortal dibujada en la memoria de todos los que sabemos que esa caricatura existe: caricaturizamos nuestros miedos, nuestros temores, creemos que ponernos serio es olvidar que existen. Pero no, Charlie Hebdoestaba viviendo con el enemigo todos los días, sentía la presencia de susvictimarios en la redacción.

¿Se habrán dado cuenta loscaricaturistas que estaban dibujando el identikit de sus asesinos.? ¿Se habrán dado cuenta que ellos representaban a todas las voces del mundo gritando desde la punta de su lápiz? ¿Se habrán imaginado que sus comentarios serían compartidos por miles de fanáticos de la libertad de expresión? Y que después vendría otro fanático de la libertad de matar y les quitaría la vida. ¿…? Sabrán que lo que ocurrió ese día trágico en Francia fue la revalorización de un concepto, una idea que se respeta y que es irrenunciable. ¿…? Sabrán que murieron para vivir en la eternidad de la noticia. ¿…?
¿Quién es Charlie Hebdo? ¿Por qué la gente quiere ser Charlie Hebdo? ¿Por qué nos interesa este tema? ¿Por qué todos los días muere gente a manos de los terroristas?  Todos los días alguien está atentando contra la libertad de expresión en todos los niveles. ¿Por qué Charlie se convierte en la bandera de la libertad de decir lo que nos da la gana? Es una respuesta sencilla. La libertad no se toca. No nos pueden callar porque ellos creen que debemos callarnos. No hay por donde perderse.

Sin embargo la gente se pierde. La gente siente miedo. La gente se defiende, se esconde en la censura, en la autocensura. Prefieren callarse y asustados por el terror arremeten contra las víctimas diciendo que tal vez se lo merecían. Pero no se dan cuenta que no estamos hablando de eso. Que no es al cuerpo que le quitan la vida, es a la vida que le quitan el cuerpo, nada más. Y la vida está hecha de libertad. Está hecha de esa "no materia" que es la expresión. Podrán dejar sin vida un cuerpo; o dejarán sin cuerpo a la vida, pero nacerá en otro. Eso es la libertad de pensar.





Todo está perdonado yo soy Charlie, dibujaron a Mahoma con una lágrima cayendo del ojo izquierdo, la nueva edición de la revista después del atentado. Todo está perdonado. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails