Buscar este blog

sábado, 3 de agosto de 2013

ATRAPADO EN LA CALLE BALLIVIAN


Esta es la historia de un hombre que no puede salir de la calle Ballivian, está encerrado en sus 14 cuadras que la contienen. Camina de Este a Oeste, y no entiende por qué no puede salir de ellas.

No es una fantasía, no es un drama, es una historia que no tiene sentido. Como puede ser que un hombre se encuentre encerrado en una calle. ¿Por qué no puede cambiar a la calle paralela? Esa es la pregunta que no tiene respuesta. “Todos los días lo vemos pasar”; “Es un loco”, dicen algunos. La mayoría de las tiendas de disfraces que están en el lugar lo ven caminar ida y vuelta. Muchos le han preguntado por qué no se va a su casa. El misterio está en que ni él sabe por qué le pasa lo que le pasa.

Trata de huir todos los días. Corre de la Ballivian a la Oruro y aparece en la acera de en frente, o sea, en la misma Ballivian. Corre del primer anillo al segundo anillo, osa cruzar hacia la “Melchor Pinto”,  y aparece nuevamente en mitad de la calle de “la Ballivian”. Un día casi lo atropellan, porque de pronto, zas! Apareció delante de un micro de la línea 36. El chofer del micro, hábil para tocar la bocina y no parar aunque haya una abuelita en frente, atinó a frenar de golpe, provocando que todos sus pasajeros que iban parados, cayeran a sus pies.

A las seis de la mañana, se levanta, toma un café que le dan en la tienda de la esquina. Siete en punto, camina apresurado imitando la prisa que tienen los trabajadores de la Caja Nacional de Salud para entrar a su trabajo. Ocho y diez, llama por teléfono por enésima vez a su casa, nadie le contesta, debe ser porque él está encerrado en la Ballivian, piensa. Nueve de la mañana, ayuda a abrir la tienda de disfraces de Marbella, una mujer mezcla de brasilera con yungueña. Diez y cuarto, lee el periódico con el guardia que cuida  la clínica nuclear Niño Jesús. Once y media, se sube a un micro que lo lleva hasta la intersección de la Ballivian y la calle La Paz, ahí desaparece y vuelve a aparecer en la parada de micros de “el primer anillo”. Mediodía, almuerza en la federación de periodistas.

Nahuel, ahora tiene 38 años, desde 1995 está atrapado, en la calle Ballivian, sin poder salir, sin poder escapar.


3 comentarios:

  1. WWAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU

    ResponderEliminar
  2. No le entendí!
    Que pasa con esta persona?

    ResponderEliminar
  3. En realidad nahuel es el nombre ficticio de un indigente que vive en la calle Ballivian (lo de vivir es un decir, es un homeless). Hace un par de meses conversé con él, después de mucho tiempo que solo atinaba a observarlo. Descubrí que se llama Javier, se conforma con un par de quintos para su cigarro. Se sienta en la acera sur entre la Calle Tarija y Potosí, con la mirada perdida, triste. De ahí que traté de imaginar porqué Nahuel - Javier está atrapado en la calle Ballivian.

    Supongo que algo le ocurrió para que siga en la Ballivian, sin poder irse, volviendo siempre.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails