Buscar este blog

viernes, 29 de marzo de 2013

Corea del Norte anunció este sábado que ha entrado en estado de guerra con Corea del Sur

La tensión en la península coreana está aumentando. Corea del Norte anunció este sábado que ha entrado en estado de guerra con Corea del Sur, a través de un comunicado de la agencia estatal del país, KCNA.


Pyongyang, 30 de marzo (ACNC) -- El gobierno, partidos políticos y entidades de la República Popular Democrática de Corea hicieron pública el día 30 la siguiente declaración especial:

En relación con que entraron en la etapa extremadamente grave las maniobras agresivas anti-RPDC del imperialismo norteamericano que viola la soberanía y los máximos intereses de la primera, el Mariscal Kim Jong Un, General Insigne del monte Paektu, convocó con urgencia la reunión operacional sobre el cumplimiento de la misión de ataque de las fuerzas coheteriles estratégicas del EPC, examinó y firmó finalmente el plan correspondiente.


La decisión importante tomada por él es la declaración de combate decisivo para preparar la oportunidad trascendental de abrir nueva época poniendo punto final a la historia de confrontación con EE.UU., que perdura de siglo en siglo. Además, significa la advertencia final a EE.UU., los títeres surcoreanos y las demás fuerzas hostiles anti-reunificación y la determinación final de justicia que recoge la voluntad del ejército y pueblo de la RPDC de exterminar a los enemigos.
Ahora, los valientes oficiales y soldados del EPC y todos los demás habitantes están muy indignados ante las imprudentes tentativas de los imperialistas yanquis de provocar la guerra y están dispuestos a levantarse como gigantes en la batalla de vida o muerte contra los enemigos y lograr la victoria de la causa de reunificación de la patria apoyando la decisión importante del Mariscal.
    Dado que llegan al extremo las acciones bélicas del imperio y la banda títere surcoreana, orientadas a agredir al Norte de Corea, la Comandancia Suprema del EPC hizo pública una declaración que expuso con solemnidad al interior y exterior la rotunda voluntad de militares y habitantes coreanos de tomar contramedida militar para defender la soberanía y máxima dignidad del país.
    A pesar de las reiteradas advertencias de la RPDC, EE.UU. envió al cielo sobre el Sur de Corea los bombarderos estratégicos nucleares B-52 y seguidamente, otros medios sofisticados como los aviones tipo Stealth B-2A para ejercitar el bombardeo contra la RPDC, lo cual deviene peor provocación nunca tolerable y abierto desafío.
    Sumándose a la imprudente campaña de guerra nuclear anti-RPDC de EE.UU., la camarilla surcoreana habla de "ataque preventivo" y "represalia fuerte" y expone abiertamente la intención de "atacar las fuerzas de mando" de la RPDC y atentar contra el símbolo de la máxima dignidad de ella.
    El hecho muestra claramente que la ambición agresiva de ellos sobrepasó el límite y pasa de la etapa de amenaza y chantaje a la de guerra.
    La situación crítica creada testimonia claramente que ya pasó el tiempo de responder con palabras a las campañas del imperio y la banda títere y son justos el juicio y la decisión de la Comandancia Suprema de sacar la cuenta categórica sólo con armas del Songun.
    Aunque EE.UU. y los belicistas surcoreanos hablan de que el presente entrenamiento de lanzamiento de bombas atómicas del bombardero estratégico Stealth B-2A no es para "incitar al Norte" sino para realizar el "entrenamiento de defensa" y "defender el interés del país aliado", lo cual no pasa de ser una excusa para ocultar su naturaleza agresiva, evadir las criticas internas y externas del país y evitar nuestra despiadada contramedida.
    Ya pasó para siempre la época en que EE.UU. recurría a la política de fuerza blandiendo las armas nucleares.
    ¡Responder al chantaje nuclear de los yanquis con el despiadado ataque nuclear y a la guerra de agresión con la guerra total de justicia!, esta es la categórica respuesta e inmutable posición de la RPDC.
    Los enemigos deben saber claramente que todos son cambiados en la época del Mariscal Kim Jong Un, comandante insigne sin igual.

    Las fuerzas hostiles probarán pronto la férrea voluntad, la audacia sin par y el temperamento terrible del General del monte Paektu de que no se podrá existir la Tierra sin la Corea del Songun.
    Ha llegado el momento final de batalla a vida o muerte que esperamos tanto.
    En reflejo de la decisión final del Mariscal dada en la reunión operacional de la Comandancia Suprema del EPC y la unánime voluntad de todos los uniformados y civiles que esperan la orden final del Comandante Supremo, el gobierno, partidos políticos y entidades de la RPDC declaran como lo siguiente:
    
1. Desde este momento, las relaciones íntercoreanas entrarán en la fase de estado de guerra y todos los problemas que se surgirán entre ellas se tratarán de acuerdo con el tiempo de guerra.
    Se acabó en la Península Coreana el estado ni pacífico ni bélico.
    Dado que nuestras fuerzas armadas revolucionarias entraron en las acciones militares reales, también las relaciones íntercoreanas ya han entrado automáticamente en el estado de guerra, razón por la cual castigaremos sin piedad y sin anuncio previo con las resueltas acciones físicas a todos los actos provocativos que atenten siquiera la mínima dignidad y soberanía de la RPDC entre las relaciones íntercoreanas.
   
 2. Si EE.UU. y la banda de los títeres surcoreanos cometen la provocación militar para desatar la guerra de agresión al Norte de Corea en cualquier zona, sea en las 5 islas del Mar Oeste o en las inmediaciones de la Línea de Demarcación Militar, ésa no se limitará a la batalla local sino se extenderá a la guerra total y la nuclear.
    Dado que EE.UU. recurre con frenesí a las maniobras de guerra nuclear de agresión al Norte enviando al firmamento surcoreano los bombarderos estratégicos nucleares emplazados en las bases militares de Hawai, la isla Guam, otras zonas del Mar Pacífico y su territorio, es obvio que cualquier choque militar en la Península Coreana se extienda a la guerra total y la nuclear.
    El primer golpe de las fuerzas armadas revolucionarias de la RPDC acabará con las bases militares de las tropas agresoras norteamericanas en el propio territorio estadounidense, Hawai, la isla Guam y otras partes de la zona operacional del Pacífico y devastará también las bases norteamericanas en el Sur de Corea, Chongwadae y otros órganos de dominación y las bases del ejército surcoreano, de manera que todos los agresores y provocadores se reduzcan a polvos y cenizas.
   
 3. No perderemos la oportunidad de oro para lograr la victoria final en la gran guerra por la reunificación de la patria.
    Esta guerra no tardará ni 3 días sino será la relampagueante y tridimensional en que ocuparemos de un tirón toda la extensión territorial del Sur de Corea, hasta la isla Jeju, y libraremos la batalla en el cielo, la tierra y el mar sin distinción del frente y la retaguardia sin darles siquiera a EE.UU. y los belicistas surcoreanos el tiempo de volverse en sí.
    La sagrada guerra de justicia es la resistencia pannacional en que se incorporarán todos los compatriotas del Norte y el Sur y sus blancos son los traidores a la nación, inclusive los fanáticos de enfrentamiento, los belicistas y las escorias humanas, quienes serán eliminados sin piedad.
    No hay en este mundo el que pueda doblegar la voluntad y la fuerza de nuestro ejército y pueblo y toda la nación coreana, levantados en la justa guerra por la reunificación de la patria.
    Nuestra nación, que vive con la gran imagen de los Grandes Hombres del monte Paektu, se librará del rencor acumulado de siglo en siglo y cumplirá su gran deseo de reunificar la patria.
    Así levantará en territorio patrio la mejor potencia del mundo. -0-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails